24 de marzo de 2013

CRÊPES SUZETTE

Como casi todos los platos con nombre propio, su origen es incierto y hay diferentes versiones como es el caso de esta riquísima receta francesa. Veamos:

"La historia más difundida sobre el origen de la crêpe suzette cuenta que el Príncipe de Gales, que solía pasar los inviernos en Montecarlo, un día en compañía de un grupo de personas fueron a comer. Mientras el maitre preparaba las crêpes para el postre, se derramó e incendió por descuido el licor de mandarina que había cerca. El asustado maitre probó el resultado y tenía buen sabor, por lo que las sirvió dobladas dos veces y las presentó como nueva creación; el Príncipe de Gales quedó entusiasmado y aunque el maitre las bautizó como "Crêpe Princesse", el príncipe decidió que se llamaran en honor de la niña de uno de los acompañantes, cuyo nombre supuestamente era Suzette. Esta historia en realidad sólo aclara el origen del flameado. La discrepancia radica en quién fue el maitre que se equivocó y dio origen a tan famoso plato. El chef del multimillonario Rockefeller en los Estados Unidos, Henri Charpentier, se atribuyó ser el maitre que se equivocó y creó accidentalmente la crêpe Suzette en 1896; esto ha sido refutado por muchos, inclusive la respetable publicación "Larousse Gastronomique" tiene serias dudas respecto a su autoría, alegando que para esa fecha Charpentier no tenía la edad suficiente (tenía 16 años) como para ser el jefe de la brigada de mesoneros que sirvió al príncipe. Lo que sí es un hecho cierto fue que él introdujo en Estados Unidos la moda por la crêpe Suzette. Auguste Escoffier es el primero en referirse a la receta en sus libros (pero tampoco se le atribuye la creación) y no hace mención de su creador; él usaba jugo de mandarina y Curaçao para aderezar la mezcla de crêpe y mantequilla derretida y azúcar. Léon Daudet (1929), habla de las crêpes llamadas Suzette que alrededor de 1898 era una de las especialidades del Restaurante Maire, aunque éstas eran hechas con mermelada y perfumadas con aguardiente. Otra opción atribuye el origen del nombre al señor Joseph, cocinero del restaurante parisino Le Marivaux. En 1897, el restaurante suministraba diariamente unas crêpes a la Comédie-Française para una función en la que actuaba la famosa actriz Suzanne Reichenberg. La nueva receta de crêpes habría sido nombrada en su honor, dado que Suzette es el diminutivo de Suzanne."

- Preparar las crêpes batiendo 250 grs. de harina, 3 huevos, 200 ml. de leche, 100 ml. de agua y 50 grs. de mantequilla fundida. Batir todo junto y refrigerar media hora.

- Hacer las crepes en una sartén, pincelando con mantequilla, que queden finitas. Reservar.

- En una sartén, calentar 125 grs. de mantequilla, 125 grs. de azúcar glas, la ralladura de una naranja, 185 ml. de zumo de naranja y 3 cuch. de licor de naranja (Grand Marnier o Cointreau). Calentar dos minutos y añadir las crepes de una en una, primero extendidas, y luego ir doblándolas en cuatro. Añadir 2 cuch. de brandy y flambear. Incorporar la piel de una naranja cortada en tiritas, dar un hervor más y servir inmediatamente.

He realizado esta clásica receta con naranjas que acabo de recibir de Naranjas Ché. Tanto las naranjas de Valencia como las mandarinas son buenísimas y no tienen nada que ver con las que solemos comprar, ya que son ecológicas, o sea, que no han sufrido ningún tipo de tratamiento químico para su obtención, lo que nos proporciona alimentos de calidad sanitaria y nutritiva. Es muy sencillo realizar el pedido, ya que han inaugurado una nueva página web, mucho más sencilla y práctica. Al día siguiente de pedirlas las recibís en vuestra casa, en una caja de cartón reciclable. 

Si queréis probar sus cítricos ecológicos de Valencia, podéis hacer el pedido a través de su mail: pedidos@naranjasche.com, su teléfono: 96 317 23 44, o su página web www.NaranjasChe.com.

28 comentarios:

  1. Me encantan estas crepes!! y gracias por la historia, que no la conocía.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Una historia curiosa e interesanta y unas crepes que quitan el sentido.
    Besinos preciosa

    ResponderEliminar
  3. Que delicia de crêpes Angie, me encantan.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Angie, cualquier cosa con naranja esta exquisita, soy una forofa de las naranjas y mientras hay en el mercado las consumo, en ensaladas, en desayunos y por supuesto como tu has hecho en postres.
    ¡¡ Que rico y buenísimo postre ¡¡¡ te han quedado de lujo estos creps.
    Yo he cambiado ahora la leche por zumo de naranja en mis bizcochos y magdalenas, prueba y veras que delicia.
    Espero que disfrutes de esta Semana Santa.
    Bsss desde Almeria.

    ResponderEliminar
  5. vaya color que tienen esos crepes!! me llevo un par!! un beso....

    ResponderEliminar
  6. Me encantan Angie, fabulosos!!!
    Fáciles de hacer y una auténtica delicia!!!

    ResponderEliminar
  7. Las comí una vez y me gustaron ,por aquí hacemos algo parecido los frixuelos y los comemos rellenos de crema ,manzana etc.Ahora que has puesto la receta las haré .besinos

    ResponderEliminar
  8. Te han quedado fabulosas y seguro que estan de muerte relenta.
    Me ha encantado conocer la historia de su origen.
    Bicos mil y feliz domingo potita miaa.

    ResponderEliminar
  9. una presentación guapísima! y el sabor también debe ser estupendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mmmmmmmmmmm, que tentación, son una delicia!!!! buenisimos!!!!

    ResponderEliminar
  11. Recuerdo haberlas tomado en París uy son una pasada, sobre todo me gustan si se nota el sabor de la naranja!

    Bsitos :)

    ResponderEliminar
  12. Hola Angie, he oído hablar de ellos pero no los he probado jamás, la verdad es que te han quedado como para no perderselos. Un beso enorme y feliz semana santa.

    ResponderEliminar
  13. los crepes me encantan y esta receta ummmm, que rica.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué ricos que tienen que estar! El aspecto es delicioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Angie
    Que buenos !!! Me encantan, son uno de mis postres preferidos.
    En el restaurante Rafa en Madrid los hacen espectaculares, pero no llegan a los tuyos, jaja
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  16. Angie, me llevo una, me encantan, bssss.sefa

    ResponderEliminar
  17. Estos los probé cuando estove en Francia y me encantaron, y ya sabes que adoro saber la historia de algunos platos, muy interesante. Me has dado ganas de hacerlos en casa, me quedo la receta!

    ResponderEliminar
  18. Muy buena esta receta!!
    Me a gustado mucho
    Un besito

    ResponderEliminar
  19. Te han quedado unos crepes de cine, con ese toque de naranja tienen que ser deliciosos, Besicos

    ResponderEliminar
  20. Te han quedado de lujo!!!!
    Con ese toque a naranja deben estar deliciosos!!
    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  21. pues me encantan estas recetas con historias y te han quedado geniales angie un besazo

    ResponderEliminar
  22. ¡Uhmmm, cómo me gustan estas crepes!
    Te han quedado de lujo y con la naranja, ¡una delicia!
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  23. Que maravilla conocer esta historia, los crêpes están espectaculares y con la naranja el sabor seguro estupendo,
    Angie una hermosa presentación.

    ResponderEliminar
  24. Qué buenísimos tienen que estar, Angie.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  25. HOLA ANGIE, COMO TANTAS RECETAS, CUANDO OBTIENEN FAMA, TODOS QUIEREN SER LOS AUTORES. UNA DELICIA EN TODO CASO. BESITOS

    ResponderEliminar
  26. Muy interesante la historia, no la conocía. Los crepes me gustan de todas formas, estos tuyos se comen con los ojos, lástima que la pantalla no jeje. Un besico y buena Semana Santa!.

    ResponderEliminar
  27. con el sabor a naranja tiene q estar buenísimos,nunca los probe

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario. Si tienes alguna duda o sugerencia, déjame tu mail y te contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...